ARM quiere llevar la Inteligencia Artificial a los móviles

Nada más empezar la feria Computex en Taipei, ARM ha presentado la siguiente pieza en su ambicioso plan para dispositivos móviles. El procesador Cortex A75 se presenta con la acostumbrada mejora general de rendimiento y reducción de consumo de energía que podemos esperar en cada nueva generación de procesadores. Pero además avanza en soluciones de diseño enfocadas a la ejecución de algoritmos de inteligencia artificial.

Si bien los procesadores de ARM pueden utilizarse en un amplio abanico de sistemas, no olvidemos que prácticamente todos los dispositivos móviles actuales están equipados con sus diseños. Así podemos entender la decisión de avanzar en la tecnología DynamIQ CPU, en la que los procesadores están equipados con núcleos de distintos tamaños y potencias; por ejemplo, un núcleo grande y cinco o siete pequeños, hasta un máximo de 8. La ventaja de este diseño es que mientras el móvil están en reposo, puede ejecutar los numerosos procesos de recepción de mensajes y alerta con un consumo limitado. Sólo cuando el usuario decide lanzar una App que requiere más potencia de cálculo, se “despiertan” los núcleos de mayor consumo.

Pero la línea de trabajo más interesante es la que enfoca el diseño de los procesadores a las necesidades de Inteligencia Artificial. Cada vez hay más servicios integrados en el móvil que requieren este tipo de habilidades, como el reconocimiento de voz o el cálculo de rutas, pero casi todos dependen de la conexión a un centro de servidores que efectúe el trabajo duro. Con los nuevos procesadores diseñados para cálculo de inferencias, esta situación podría cambiar y conseguir dispositivos con mejor tiempo de respuesta e independencia.

Más información en The Verge.

Otras noticias interesantes: