La amenaza de Big Data a la democracia

Puede parece un titular exagerado o tendencioso, pero los hechos son incuestionables. El periódico británico The Guardian develaba recientemente que una firma financiada por Robert Mercer, un millonario de ideología conservadora, había influido en el resultado del referéndum sobre el Brexit mediante la manipulación de campañas en Facebook y otras redes sociales.

El mecanismo es fácil de entender: la empresa crea campañas de publicidad destinadas a un público cuidadosamente seleccionado mediante las herramientas de segmentación de Facebook, por ejemplo. Estas campañas contienen mensajes que refuerzan o debilitan ciertas ideas; por ejemplo, una afirmación negativa sobre un contrincante político, de forma que el votante reacciona reafirmando o debilitando su posición respecto a la votación en juego. Si, como es el caso, uno de los argumentos esgrimidos a favor del Brexit era la amenaza de mayor criminalidad de origen inmigrante, basta con difundir varias campañas de noticias que exageren casos aislados para enervar a un votante que, quizás de otra forma, se habría quedado en casa.

Uno por uno, no parece gran cosa, pero cuando jugamos con los grandes números del Big Data, cuando se analiza el comportamiento de poblaciones enteras integradas por decenas de millones de individuos, un 0’5 o un 2’0% puede ser suficiente para inclinar cualquier proceso electoral en uno u otro sentido. Esto es precisamente lo que ha ocurrido con el referéndum del Brexit y las últimas elecciones presidenciales en USA. El editorial de The Guardian no tiene desperdicio.

Más información en The Guardian.

Fotografía: Alexander Nix, Getty Images.