Las empresas podrán patentar tus datos para su beneficio

Los resultados obtenidos mediante técnicas de Inteligencia Artificial y Big Data son sorprendentes, pero dependen de un equilibrio entre software, potencia de cálculo e información de referencia. Sin los millones de datos generados por los usuarios en su actividad diaria, ninguna de las tecnologías implicadas serviría de nada. Desde los datos de compra, hasta la información que genera el móvil pasando por tu información más íntima, todos podrían dejar de ser tuyos por completo.

Conscientes de la importancia de unos datos bien organizados y útiles, los legisladores japoneses están dando pasos para ampliar la protección de propiedad intelectual a los juegos de datos (datasets) recopilados de cualquier fuente, siempre que se cumpla la condición de que tengan utilidad y que su almacenamiento requiera un esfuerzo significativo. Dos condiciones muy ambiguas que dejan en manos de las empresas la valoración de esos mismos datos.

Estamos llegando a un punto en el que situaciones paradójicas y un poco absurdas para el sentido común pueden llegar a imponerse como práctica empresarial. Por ejemplo, una empresa de seguros podría llegar a almacenar el ADN de todos sus clientes y hacer análisis o aplicación de dicha información sin que esos clientes tuvieran derecho a reclamar. Se cumplen los dos requisitos: la aseguradora puede sacar un beneficio de ello y no todo el mundo tiene al alcance de la mano los medios para almacenar la información genética de decenas de miles de personas.

Más información en nikkei.com.

Fotografía de Nick Youngson.