Premio a la Sostenibilidad para Telefónica por su proyecto de Big Data sobre contaminación

Entre Abril de 2016 y Enero de 2017 se ha puesto en marcha un proyecto piloto en la ciudad de Nüremberg, en Alemania, para la medición de los factores de contaminación atmosférica, a partir de los datos proporcionados por usuarios anónimos de la red de telefonía. El proyecto finalizó con éxito y el esfuerzo ha merecido el reconocimiento de la empresa DQS Frankfurt, que premia este tipo de iniciativas son sus “German Awards for Excellence“.

La idea es relativamente simple: aprovechar la información generada por la red de usuarios de telefonía móvil para deducir información, mediante algoritmos de análisis, que permita tomar decisiones. En este caso, un incremento de la circulación de vehículos puede llevar a un repunte en la presencia de óxido nitroso o dióxido de carbono, que degradan la calidad del aire. La detección precoz de estas situaciones puede ayudar a tomar decisiones como reducir el tráfico rodado. Algo parecido es lo que hace Google con la información generada por los usuarios de Google Maps a la hora de indicar las zonas de congestión de tráfico y el cálculo de rutas alternativas.

El problema aquí es el equilibrio entre privacidad y utilidad. Aunque en este tipo de proyectos no se cansan de decir que los datos han sido “anonimizados” y que son de gran utilidad para el ciudadano, pocas veces tenemos conciencia de lo que dicen los acuerdos de uso de muchos servicios contratados y la forma en que se aplican. No deja de ser revelador que uno de los valores destacados por los gestores del proyecto es que “la adquisición y el análisis es más rentable porque no se requieren equipo o personal estacionario adicional para contar el tráfico“. Es decir, no es que sea bueno por los resultados, es que es bueno porque “podemos vender más servicios a los clientes con datos que ellos mismos generan sin tener que invertir en personal ni infraestructura adicional“. Mmm…

Más información en Telefónica.